Igualdad para jugar

Si, una vez más les vengo con una columna escrita por Emilia Díaz. Yo no soy fan y lejos estoy de la idea de mujer atrás del portal que publica el texto. Pero lo cierto es que me encontré con el post de casualidad y me parece genial.

Básicamente porque es un tema que preocupa a cualquiera que ejerza la mater/paternidad responsablemente. Y es un tema que hace parar la oreja a cualquier mujer que le haya tocado escuchar cuando era niña que sus juegos no eran “lo suficientemente femeninos”.

Leyendo esta columna, pensé en dos cosas. Una, este post que hice hace un tiempo. Uno de mis primeros post, arrancando en esto del mundo blogueril. Porque desde el mismísimo momento en que nació Maite que estoy notando como la gente se fija y se toma el trabajo de comentar cuando algo es “de nena” o “de varón”.

Y otra, el concurso que hizo el MEC hace como 3 años que se llamaba “La igualdad no es un juego”. Se concursaba presentando afiches que promovieran la igualdad de género en los juguetes y juegos. Al día de hoy, esos afiches son difíciles de encontrar. No se ven fácil ni el la web. Lo que me da una pena enorme, porque muchos eran muy buenos. Más pena me da que no se hayan repetido la experiencia.

Pero lo que además de darme pena me saca de quicio, es que padres y madres aún debamos andar haciendo aclaraciones. O preocupándonos de resguardar a nuestros hijos del comentario conservador de aquellos que piensan que aún hay juegos de nena y varón.

Lo único que le diría a Emilia Díaz es: a las que tenemos nenas, nos pasa exactamente lo mismo.

 

Anuncios