Lo malísimo del juguete que hace sonidos cuando el niño no está jugando con él es que suena cuando el niño en cuestión duerme. O intenta dormir. O cuando te dormiste en el sillón.
Lo muy malo del juguete que hace sonidos aunque el niño no esté jugando con él es que uno no puede tener la certeza de qué está haciendo el niño.
Además de lo suficientemente malo que es escuchar los mismo una y otra y otra y otra y otra vez mientras el niño si está jugando haciendo ruido de gusto con él.
O se me pasó el plazo para alternar las pilas en los chiches que hacen ruido.
Chau. Me voy a hacer eso.

Posted from WordPress for Android

Anuncios