Me gusta mucho bailar con Maite.

“Bailar”… bueno. Eso parecido que me sale cuando mi intención es que la niña se divierta y se ría un rato. Y ya de paso que aprenda a disfrutar distintos tipos de música y de maneras variadas.

Quiero que ella esté expuesta a una buena variedad musical, como a mi me pasó. Así que desde la panza que Maite ha escuchado desde música infantil hasta punk, pasando por el jazz que tanto me gusta, la música clásica, el pop (de los 80 y de los 90, y en su versión brit) y la cumbia. Sin dejar de lado el reggae, el rap, el candombe, la música popular uruguaya y  la electrónica en dos de sus versiones (dance y chill out). Y rock, mucho rock, de todo tipo y distintas nacionalidades. Hemos tenido momentos grunge (awww la adolescencia) y algún romántico internacional. Casualmente, la vida nos regaló un día un momento country y hasta nos vimos una película musical, porque no estaba el padre. Hemos tenido oportunidad de cantar hasta la “nueva trova” cubana de los 60 y algún temita actual, de estos días.

Creo que estamos cubiertos. No se si me olvido de algo. Ya se que no dije new age; no escucho música new age.

Pero igual no creo que escuchemos mucha música en casa.

Así que hoy desempolvé unos CD que tengo desde los 90. Aparecieron discos buenísimos, de bandas que hace mucho tiempo que no escucho pero de cuyas canciones me acuerdo de las letras. Así que le di play y pasamos un buen rato.

De repente me encontré contándole a Maite a qué me hacía acordar tal o cual canción. Y en un momento se me ocurre decirle: “… me acuerdo de cuando salió este disco, en 1994, porque fue el verano que…” Y me di cuenta que 1994 es EN EL SIGLO PASADO.

Y hasta aquí llega este post, señoras y señores. Porque de eso se trata: parece que mis años jóvenes fueron en el siglo pasado. Y ya me estoy riendo pensando en las conversaciones que voy a tener con mi hija y los amigos de mi hija cuando tengan 16 años, se crean que se las saben todas, y yo sea una vieja del siglo pasado.

Solo espero que mi hija me dedique canciones como las que yo escuchaba, les dejo una de regalo abajo. Así, por lo menos, la entiendo.

Anuncios