¿Salimos o no salimos?

Estamos empezando la engañosa primavera.

Si, le digo engañosa y le digo lo que quiera. En donde yo vivo, uno no puede confiar en esta media estación. Cuando te parece que es un día de sol hermoso y que la plaza no puede esperar un segundo más, el viento fresco te voltea y no te deja ni usar las hamacas. Cuando está gris y pensás que no da para nada, la humedad al 100% te regala un calorcito pegajoso mas agradable al aire libre que adentro, pero que puede transformarse en frío polar de un momento a otro, dependiendo de que haya más o menos nubes.

De ahí la disyuntiva del título.

Digo, a esta altura del año, luego de casi hibernar durante el tiempo libre (porque al trabajo y a la escuela si se sale, señores), estamos como locos por un picnic, juegos de plaza, paseo por el parque, playa todavía sin malla o lo que sea que no esté contenido en 4 paredes y un techo.

Además, no nos olvidemos que la peque recién acaba de cumplir 16 meses, así que divertimentos del tipo cine, teatro, museo (que son los paseos que me dejarían feliz de seguir con un techo que me tape el sol) no son muy posibles. Y contando con que esta ciudad no tiene ni un acuario decente.

Eso y que yo necesito estar expuesta al sol en actitud se viene el tiempo lindo. Me está fallando la vitaminda D ya, no puedo más.

Así que me estoy preparando con todas las ganas. Porque además no he parado de leer resúmenes y racontos de todo tipo de vacaciones por parte de todos los blogueros del hemisferio norte. ¡Que cosas geniales que hace la gente cuando se siente bien!

Intenté levantar ideas por ahí. Pero me sucedió que si uno googlea o busca en redes sociales tipo Pinterest, las madres modelo reproducen a escala pintorescos monumentos mundiales con bebés mas chicos que el mío y les queda todo de re chupete. Pero yo no soy madre diseñadora.

Entonces decidí que salir, se sale. Y si luego hay que bancar un resfrío y alguna cosa leve mas, que así sea. Pero me quedan todavía algunos de esos días que no se puede.

Y acá es que les pido ayuda a ustedes, red de madres bloqueas sensatas. ¿Qué cosas hacían ustedes con sus cachorros de año y poco cuando había que quedarse adentro y resultaron exitosas?

Anuncios

4 comentarios sobre “¿Salimos o no salimos?”

  1. Pues mira yo cuando no puedo salir de casa intento hacer manualidades con las peques. Claro que con una niña de un año es más difícil, pero podéis jugar a pasaros la pelota, leer libros, etc. La cuestión es que no se aburran!
    Espero haberte ayudado, un beso!

  2. Pues yo intento darles juguetes, dibujos, que pinten, entretenerles como sea, aunque a veces es complicado porque en casa se agobian también. Como aunque no saliéramos igual se ponían malos pues al final opté por salir y hacer cosas y si luego están malos pues ya estaremos en casa, pero al menos que disfruten algunos ratos! Todo dentro de una normalidad claro! Yo también prefiero el verano pero se hace tan corto!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s