Esas cosas que te toman totalmente por sorpresa.

Anoche estábamos el maridete y yo tomando una tacita de té, conversando y comentando la semana, mientras la niña se concentraba en el rato que le toca de pantalla a todo Peppa Pig. Ella copada, repetía palabras, cantaba parte de las mini canciones y se mataba de la risa. Así puede estar el rato que sea que la dejemos.

Y por ahí escuchamos de refilón que empezaba el capítulo ese en el que un pariente bebé de la la chanchita mas famosa dice su primera palabra. Y por supuesto que los padres de Peppa intercambian sobre el asunto y para Daddy Pig la primera palabra de su hija fue “daddy” y para Mommy Pig fue “mommy”.  Obvio.

Y en ese mismo momento claro que el papi de Maite y yo nos miramos como diciendo: “¿y vos tenés idea cual fue la primera vez que esta niña unió en su cabecita significado y significante y lo usó en un contexto apropiado?”.

Por suerte en seguida uno de nosotros dijo: “¿te acordás…?” Y el otro respondió rapidito: “Ni idea ¡con lo que habla esta chiliquilina!” y en seguida apareció la mirada cómplice con la que acordamos que total, no tiene ningún uso esa información.  Y continuamos hablando de otras cosas, como que eso es todo y no ha pasado nada.

Y les confieso que en el momento, seguí de largo sin pensar. Pero después me siento en la compu, leo tanto post de buenas madres que hasta tienen hecho un cuadrito con un modelo que sacaron de Pinterest con la primera, segunda y tercera palabrita de sus retoños y se me planta la duda: ¿soy yo que soy tan mala madre que no es ni gracioso o alguna de ustedes tampoco se acuerda de los inicios en el lenguaje de sus cachorros?

Mientras me contestan, me pongo como excusa a mi misma que esta chiquilina habla y habla y habla y habla… y  habla y habla como ya le conté alguna vez. Y casi intenté refugiar mi culpa en esto también:

Primera palabra de un hijo

Pero resulta que si lo pienso con cuidado, esta madre también sabe cuál fue la primera palabra de su hijo, sea cual haya sido…

Anuncios