Un granito de azúcar

De esas tardes con luz muy rara.

Tormenta, cerca de la hora de la puesta del sol, con zonas del cielo oscuras como noche y otras bien naranja. Con esos tonos rebotando en las hojas verdes llenas de gotitas de agua, y de ahí, a la ventana del living de casa.

Cientos de tonos en el vidrio, y de ahí al grano de azúcar que estaba sobre el bizcocho que Maite estaba comiendo hasta que lo vió.

Un granito de azúcar de muchos colores entre los dedos de la niña.

Lo miró durante un rato muy largo, haciendo la piecita diminuta girar entre los dedos de un lado para el otros. Y los colores como locos. Y Maite como loca con tantos colores.

Y yo que no puedo dejar de mirar a Maite.

Anuncios

4 comentarios sobre “Un granito de azúcar”

  1. Qué bien lo describes! Lo leo y me parece estar allí mirando entre colores y esa cara de emoción de la pequeña.
    En las cosas más normales ellos encuentran tesoros. Ver la vida con sus ojos es una maravilla.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s