Laissez faire

No se puede ganar todas. Nadie puede.

Esa es una de las razones por las que he aprendido que algunas cosas las tengo que resignar. En la vida seguro, y en la maternidad ni te cuento. Porque se trata de criar a otro ser humano, con sentimientos y voluntad (sigo anonadada desde este momento que les conté, si).

Así que me enfoco en lo importante. Que esté sana, alimentada, contenta, estimulada… Los detalles, no tengo energía para controlarlos todos.

1- Ropa. Maite insiste en ciertos items que yo no puedo ni ver. Y ella los quiere juntos. El “pantalón flores”, que le queda corto y está casi transparente de gastado, pero por lo menos está bien para el veranito. Los “zapatos corazón”, rosados, que están hechos pelota, son cerrados y cuyo velcro casi no funciona. Y una musculosa hermosa que tiene una mariposa. Y así ¡a hacer mandados!

2- Orden total del cuarto. Esto es simplemente porque es imposible. Siempre está jugando con algo. No importa. Y si estoy limpiando/ordenando, obvio que se le ocurre jugar con todo. Cuando llego mas cerca del ideal de todo en su lugar es cuando está casi dormida mirando una peli. Y no tiene gracia porque cuando se despierta ya fue.

3-  La cantidad de veces que se lava los dientes. En esta aplico reducción del daño: en lugar de ponerle pasta de dientes todas las veces, le hago la mímica. Sino, seguro le cae mal, porque ella es de lavarse los dientes después de las comidas y antes, y en el intermedio.

4- Dormir. A veces no admite nada distinto del colecho, otras se trepa a su cama y pide unos mimos y otras sólo se duerme a upa. Como sea, digo yo, lo importante es dormir.

5- La posición y lugar de ciertos objetos en la casa. La niña tiene sus propios gustos, igual que todos. Y como, en realidad, el orden de todo el resto de las cosas lo ponemos los padres, no le voy a discutir a la chiquilina algunos gustos. Por mas raras que queden las cosas en la casa, aunque parezca desubicado que una mochila con forma de muñeco ocupe una de las butacas del livng. Al final, es el hogar de todos.

Y esta lista sigue hasta que me canso.

Ya les contaré en las cosas que no doy el brazo a torcer, o que estoy aprendiendo que no estoy dispuesta a negociar. Por las 5 de arriba, no gasto energía ni loca.

Ustedes también tienen de estas, ¿no?

Anuncios

4 comentarios sobre “Laissez faire”

  1. Me ha gustado mucho tu post. Yo comparto alguna de esas cosas, como el tema de dormir o lo de los juguetes. Estoy de acuerdo contigo en que hay que respetar a nuestros hijos, estamos criando personas. Un abrazo.

  2. jajaj sii coincido en algunas como en la ropa 😄 nosotros los hicimos pero ellos van poco a poco adquiriendo sus propios gustos y su propia personalidad lo único que podemos hacer es apoyarlos un saludo 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s