Logré poner el dedo en la llaga. Digo, darme cuenta qué es lo que me gusta tan poco de estar embarazada.

Me costó tanto porque las mujeres escuchamos demasiado eso de “estás radiante” cuando tenés otra vida adentro. No importa cómo una luzca, son muy poquitas las personas que no te dicen, en algún momento u otro “qué bien que se te ve”, “este estado te sienta maravillosamente”, o el bien básico “qué bien que estás”. Mas allá, también, de como una se sienta. A muchas mujeres eso les va perfectamente. Pero en mi caso es como aquello de la mentira repetida mil veces… muy difícil de cambiar la idea.

No me entiendan mal. Mi primera hija fue buscadísima durante varios años. La segunda se instaló en mi al poco tiempo de quererlo. Ambas son niñas planeadas, amadas desde antes de nacer, a pesar de cómo me siento con respecto al embarazo propiamente. Claro, en el primer embarazo exitoso no tenía idea. Pero yo ya había declarado que haría todo de nuevo, menos esta parte de sentir a mi cuerpo como un total extraño.

Me pasa que no me gusta sentir que mi cuerpo no es mio. Lo puedo pensar y aceptarlo sin problema ni conflicto. Pero odio sentirlo.

En este estado, mi cuerpo es, antes que nada, de la niña que llevo adentro. Ella vive en mi, depende 100 por ciento de mi, se alimenta de mi. Todo lo que yo hago impacta en ella, mucho, poco o casi nada; cuanto me muevo, lo que consumo o no, cuántas horas duermo, cómo me siento. Y yo estoy indivisiblemente pegada a ella, la conexión es biológica. Ella manda y decide muchas cosas, sin ni siquiera tener idea.

Mi cuerpo es también de los médicos. Ya me habrán leído por ahí que mi cuerpo en este estado se desbarajusta todo: en todos los embarazos tuve alto riesgo de aborto; en uno el riesgo ganó, en el segundo llegué a término y estoy viviendo el tercero. En los dos últimos, hipertensión y diabetes.  Y, a pesar de las dietas estrictas que llevan estas dos enfermedades, una salvaje suba de peso. Además de la (por lo que se) bastante normal montaña rusa emocional. Esto ha hecho que las visitas a especialistas, revisiones, controles y visitas a urgencia no sean nada ajenas al proceso de engendrar vida. Y yo siento que lo que hago es seguir instrucciones médicas, todos los días, en cada cosa.

Mi cuerpo se siente sujeto a la conveniencia social. Todas las amistades, vecinas y vecinos, dueños de negocios o personas que atienden público, que se sienten con la comodidad y soltura de hacer las preguntas más personales e incómodas. Cuando viene de los amigos no molesta, en todos los otros casos, sí. Les agradezco la amabilidad y buenas intenciones, pero no quiero discutir los detalles de mi salud, el futuro de la bebé y mis decisiones familiares mientras pido 200 gr de muzzarella sin sal.

Son unos meses, son unos meses, nada más que unos meses… me repito para adentro. Porque no está bien visto decir esto, ni siquiera no estando embarazada.

A mi me gusta el resultado, lo descubrí con mi primera hija. Cuando era previsible que me comiera la depresión post parto, se me dio vuelta todo y fui la mujer más feliz del mundo con mi niña en brazos. Y por eso banco estos meses. Por que la recompensa rompe con todo, aunque no logre disfrutar del todo el camino.

Anuncios