Que gane el amor

Mi hija cumplió 5 meses y hace 3 días o 4 que no quiere teta. Toma y, en algún momento, por más que me salga a chorros, se niega terminantemente a seguir. Y sufre. Sufrimos.

Ella llora con tanta fuerza que no le sale ni sonido y la cara le queda del color de la frutilla más madura que vieron en sus vidas. Las lágrimas le saltan con tanta fuerza que no le tocan los pómulos y van derecho a mi brazo.

Y lo mio es lo previsible: angustia, culpa, pena, angustia, culpa, pena, angustia… y todo así. Y lágrimas también. Pero de las que te ruedan solas por la mejilla.

Así lo vivimos los dos primeros días. Yo intentaba ponerla en la teta todo el día hasta que quedábamos las dos extenuadas. Ella todavía con abundante hambre (los puños apretados, la cara tensa, el ceño fruncido) y yo mirándola sin entender cuál fue ese momento, ese click que hizo, qué pasó que fuimos de tomar teta 8 veces por día en abundancia y con buena ganancia de peso a esto.

Lo primero que busqué fue “crisis de lactancia”. Cualquiera que haya hecho una investigación mínima en la web sobre este tema se cruzó con el término. Y como mi interés es mucho más que mínimo, se imaginan que ya he leído de varias fuentes al respecto.*

Hasta me dediqué a comentárselo a cada persona con la que me crucé cuya opinión me interesa, como para comparar experiencias y puentos de vista. Porque si bien es un chiste popular la cantidad de consejos que recibimos las madres y padres sin pedirlos, hay veces que los necesitamos y nos dan mucha info. O sea, hay veces que a mi me ha servido mucho comparar experiencias o ideas con personas en las que confío, como al pasar, igual.

El tercer día, se enfermó la hermana mayor y se me fue todo al carajo. Todo lo que se me ocurría que podía hacer al respecto me parecía demasiado, me superaba. Ni meter a una persona que no conozco en mi día, por más profesional y bien capacitada que esté para ayudarme a superar el asunto y continuar con la lactancia; ni acercarme a un grupo de apoyo en mi zona, ni sacarme leche todo el tiempo con un extractor, ni seguir con ella pegada todo el día y ambas llorando. Ni ninguna de las que ya ni me acuerdo, porque leí mil.

Porque mi vida está llena de otras cosas, en este momento, y me estoy ocupando lo mejor que puedo de todas las que puedo. Intento lidiar y superar la depresión post parto (ya vendrá ese post), darle amor infinito a mis dos hijas, ser más feliz que nunca con mi pareja, empezar mi propio emprendimiento en un área en el que me estoy capacitando, llevar adelante la casa entera (porque así está ahora la división de tareas en el hogar, por primera vez en mil años). Y claro que la lista es mucho más larga, como si con sólo la primera de la lista ya no fuera suficiente.

Y solté.

Hace un par de días que la niña toma más complemento que leche que sale de mi. Y estoy bien porque creo que estoy haciendo lo mejor que puedo.

¿Escribo esto para justificarme ante muchas personas que conozco y otras tantas que ni conozco? ¿Para convencerme a mi misma que no le pasa nada a la niña por dejar la lactancia materna exclusiva a los 5 meses? Claro que si.

No se por qué, pero es como me mueve la culpa. Necesito sacarlo. Que esté claro para mi misma y para el mundo que no soy una insensible desalmada, como me hacen sentir algunas cosas que leo. Que lo pensé, lo siento y hago lo que puedo. Fui así toda la vida, necesito darle explicaciones no tengo claro a quién, en voz alta.

Y también para compartir con otras madres que están viviendo alguna lucha con la lactancia. Infórmense, compartan experiencias, y luego hagan lo mejor que puedan, lo que mejor les salga, lo que les haga sentir bien y les deje amar con pasión al ser que están alimentando.

Que gane el amor.

(Porque no siempre uno hace lo que más quiere)

 

 

* Este término y muchos otros, los leo en, por ejemplo Elactancia. Esa página es profesional y fiable. También el sitio de la OMS, que tiene todo tipo de información. También leo (aunque no se por qué nunca he escrito) en la página de facebook de mi país.

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Esto de ser madre vino sin manual y esto de dar la teta mas aun! a mi me llevo los primeros cuatro meses poder exclusivamente amamantar a Benja. Dolor espantoso, mastitis, sangre, llantos, fue terrible, no queria hacerlo. No queria que se despierte porque no queria amamantarlo del dolor. Sabia que era lo mejor, pero el tenia que comer y yo en el momento no (sabia mejor talvez) tenia lo suficiente y le dimos complemento. No me toco la depresion post parto, pero me imagino debe ser terrible. Que guerrera que sos che! Que fortaleza que tenes para expresarte y salir adelante! Me encanta y me ayuda a mi tambien a canalizar temas que no comparto demasiado. Mi lucha es la noche, el dormir, doy la teta para dormir y durante la noche con 22 meses. Quiero seguir dando la teta pero a veces (muchas) me frustra esa dependencia cuando siento que tengo mil cosas que hacer, o que me gustaria hacer porque no. A veces lleva tanto tiempo que se duerma que termino completamente sobrepasada y abrumada y me tengo que sentar a respirar y ver fotos de cuando era recien nacido para volver en si y “recordarme” cuando me hace feliz esta conexion que tenemos. Pero la verdad, no se que mas hacer… he leido e intentado todo menos dejarlo llorar para que se duerma. Siento que solo me queda esperar a que pase… no lo se. Esa es mi lucha ahora. En fin, me fui por las ramas. Un abrazo madre y no tenes que justificarte ni justificarte vos hacemos lo que mejor podemos y con mucho amor.

    • Gracias por el aguante y compartir tu experiencia, lu. A mi me pasó con maite lo de el dolor al amamantar y es bien duro. Me mordía los labios para no llorar y se me caía el mundo cuandos se despertaba a comer. Puá… Creo que todo el tiempo estamos dando luchas de todo tipo. Sobre todo con esto de no tener idea de lo que estamos haciendo hasta que lo estamos haciendo. Todo pasa. Lo de la noche también 🙂 Lo bueno también… Creo que la clave está en estar en paz con lo que uno está haciendo e intentar disfrutarlo así como sale. Ya va a venir el momento en el que vas a añorar que quiera pegarse a vos y quitarte el sueño de esa forma y no de otras jajajaja Siempre que quieras o necesites conversar, vale el privado. Que sentirse abrumada lo conozco y se que se disipa cuando sacamos la niebla de adentro. Abrazo para vos (que así y todo mirá que hacés cosas, eh? Yo sin dormir soy una mombie)

  2. No te angusties… No leas más… No busques a quien culpar ni menos escusarte por un proceso que naturalmente se da y que quizá ahora está en una recesión…. si tu hija se alimenta (aunque en este preciso instante no sea de ti) y crece sana y en su peso entonces estás haciendo un excelente trabajo… No te desanimes… Hay muchos factores que pueden influir que este preciso momento haya una separación momentánea de la “teta” deja que fluya el tiempo… Mimense, sigan amándose y extrañense… Quizá ella vuelva a buscarte y si no fueron 5 hermosos meses de nutrir con tu leche a tu pequeña que es feliz junto a ti!
    Y que gane el amor!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s