Lo que trajo el gato

Mentira, la gata. Se llama Lisa.

Por supuesto que la nombró la hija mayor.

Vino porque quisimos, voy a decir las cosas como son. Porque para agregar un conviviente a una casa hay que hacerlo con gusto, o no hacerlo. Mejor, cuanto más claro tenga uno en qué es que se mete. Acá eramos todos dog people, así que cero experiencia previa.

Así que todo es nuevo. Pero hay algo que era inesperado.

Maite desde antes de conocer al animal se declaró su “madre”. OK. No quiero contradecir, así que bueno. Y no se si es por eso pero todavía le dura el ponerle comida y agua cada vez que no tiene.

A pesar de eso, gatita, que es bebé y muy mimosa y se deja amar por todos, tiene momentos en los que muerde o araña. No siempre lo hace fuerte, y lo hace como juego. Pero el no tan despacito ya duele bastante y las garritas chiquititas ni les cuento.

Por ahora es lo que más le está costando aprender: esconder las garras y morder sólo los chiches. Maite, que al principio le tenía más paciencia, a medida que Lisa va creciendo ha ido sumando miedo. Un poco, si, que le duele y también busca que la rescaten.

20171128_182946 (2).jpgMi primera reacción, como con la bebé, fue saltar a defender a mis hijas. Mirá si gatita, por más tierna que se vea, va a dejarle marcada la cara a mi cachorra de 8 meses. Pero Maite tiene 4 años. Si bien tuve la misma reacción, ahora me contengo.

Así que no, no le estoy saliendo al rescate. Le explico cómo tiene que educar a la gata, pero no la reprimo yo cuando le muestra las garras a la niña. Aparte, le como la oreja a Maite con que la relación también depende de ella y que, siendo “la madre”, le corresponde enseñarle las conductas que si y que no.

También de paso, aprovecho para deslizar un “vos podés frenarlo sola”. Ojalá le sirva si algún día tiene que ubicar a alguien que quiere morderla.

Hay veces que le veo algún rasguño y me cuestiono. Y también pienso que prefiero las marcas de gatita bebé para tomar confianza que cicatrices peores. Otras veces, creo que obligarla a educar a gatita es mucho. Pero, al fin y al cabo, que también esta mascota vino para que ella la cuide y le de todo su amor.

Por supuesto, la respuesta a si estoy haciendo bien voy a saberla nunca. Pero sigo firme por la vía del laissez faire, aprendiendo haciendo.

Si tienen experiencia con gatos y niños, ¡compartan!

20171112_164655 (2).jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s