La visita de la hermana mayor

Seis días.

Casi una semana.

En este tiempo, la rutina, las costumbres de nuestra vida cotidiana, los placeres de lo conocido, la forma de siempre de hacer las cosas, se fueron andá a saber a donde.

Estos días, que he tenido que estar en el hospital, toda la normalidad de la vida no está. Yo estoy atada a una cama, el marido quiere estar conmigo y Maite, pobre chiquilina, está obligada a adaptarse a lo que puede. No hay muchas opciones.

Somos una familia con la suerte del mundo. Tenemos unos amigos cuya hija es de la edad de Maite y cuyo hijo es ídolo de Maite, y ella se la pasa en la casa jugando, distraída, entretenida. Es un lugar en el que claramente se siente cuidada y querida, porque duerme toda la noche, come, juega. Recibo fotos con ella haciendo piquito, haciendo noche de cine, jugando a las risotadas.

Y está su Noni al firme, para mantener las cosas lo más normales posible, yendo a pasear, haciendo la ida y vuelta de la escuela, acompañando a base de amor como hace siempre, cuando la situación no es especial también.

No puedo estar más agradecida.

O sea que la niña mal no está pasando. Hace actividades, va a la escuela, a veces duerme con su amiga que ama y a veces duerme con su papá en casa. Está siendo bien mimada por personas con las que ella corresponde.

Y llega el momento de la visita.

Viene al hospital y, en las dos horas que compartimos, vuelca todo su amor, si. Pero también sus frustraciones, enojo con la vida, malestar con la situación. Esto se traduce en montones de “no” a cualquier cosa que le pregunto, lágrimas reales, tono de quejido.

También nos abrazamos, ella toma su merienda, conversamos, pintamos (que parece que es lo que ella entiende que es actividad de visita porque pide todas las veces).

Por un lado, no solo la entiendo, si no que me parece una reacción lógica y razonable. La pobre chiquilina tiene que tener un espacio para manifiestar sus sentimientos y mostrar su desagrado. Ese espacio para canalizar todo lo que siente, la falta que le hace la vida normal, dormir con sus dos padres, sentarse a tomar la merienda y conversar sobre las cosas que le gustaron del día, jugar con el perro en el patio de casa, su hamaca, su tobogán, su casita para hacerme de vecina.

Por otro lado, lloro.

Quisiera que el poquito rato que podemos compartir fuera solo mimos y caricias y todo alegría. Que no haya  momento de la despedida con el: “mecesito que vengas conmigo, mamá”, o el “dale, vamos juntos para casa”.

Sé que es imposible  y que las cosas se están dando bien. Pero no me acordaba lo que era llorar como un niño o una niña, como me dan ganas de llorar cada vez que me da un abrazo sin ganas de despedirse, con la cara reventada, después de pedirme algo que no puedo darle aunque me muero de ganas. Es el llanto ahogado, del tipo que se hace más fuerte con un abrazo, ese que más vale ahogar en la almohada.

Y un ratito bien corto después, cuando me calmé sólo por repetirme que está todo bien, que soy grande y que ella es chiquita y hace lo que pude, entran a tomarme las mediciones básicas las enfermeras. Ya se que la presión me va a dar un poco más alta, que voy a tener que explicar que es mejor que vuelvan en un ratito porque si no, nunca me va a dar bien y de acá no salgo más.

 

¿Salimos o no salimos?

Estamos empezando la engañosa primavera.

Si, le digo engañosa y le digo lo que quiera. En donde yo vivo, uno no puede confiar en esta media estación. Cuando te parece que es un día de sol hermoso y que la plaza no puede esperar un segundo más, el viento fresco te voltea y no te deja ni usar las hamacas. Cuando está gris y pensás que no da para nada, la humedad al 100% te regala un calorcito pegajoso mas agradable al aire libre que adentro, pero que puede transformarse en frío polar de un momento a otro, dependiendo de que haya más o menos nubes.

De ahí la disyuntiva del título.

Digo, a esta altura del año, luego de casi hibernar durante el tiempo libre (porque al trabajo y a la escuela si se sale, señores), estamos como locos por un picnic, juegos de plaza, paseo por el parque, playa todavía sin malla o lo que sea que no esté contenido en 4 paredes y un techo.

Además, no nos olvidemos que la peque recién acaba de cumplir 16 meses, así que divertimentos del tipo cine, teatro, museo (que son los paseos que me dejarían feliz de seguir con un techo que me tape el sol) no son muy posibles. Y contando con que esta ciudad no tiene ni un acuario decente.

Eso y que yo necesito estar expuesta al sol en actitud se viene el tiempo lindo. Me está fallando la vitaminda D ya, no puedo más.

Así que me estoy preparando con todas las ganas. Porque además no he parado de leer resúmenes y racontos de todo tipo de vacaciones por parte de todos los blogueros del hemisferio norte. ¡Que cosas geniales que hace la gente cuando se siente bien!

Intenté levantar ideas por ahí. Pero me sucedió que si uno googlea o busca en redes sociales tipo Pinterest, las madres modelo reproducen a escala pintorescos monumentos mundiales con bebés mas chicos que el mío y les queda todo de re chupete. Pero yo no soy madre diseñadora.

Entonces decidí que salir, se sale. Y si luego hay que bancar un resfrío y alguna cosa leve mas, que así sea. Pero me quedan todavía algunos de esos días que no se puede.

Y acá es que les pido ayuda a ustedes, red de madres bloqueas sensatas. ¿Qué cosas hacían ustedes con sus cachorros de año y poco cuando había que quedarse adentro y resultaron exitosas?